Psicologia infanto-juvenil

El proceso se inicia con una primera fase de evaluación psicológica, en la cual se recoge la información del niño y si es conveniente mediante pruebas específicas. Además se explora la información tanto a nivel familiar como escolar.

Posteriormente se hace una devolución a la familia en la que se indica el diagnóstico y el plan propuesto de intervención.

 

  • Dislexia / Discalculia

  • Trastornos del estado de ánimo

  • Trastornos de comportamiento: agresividad, baja tolerancia a la frustración, conducta   desafiante, hiperactividad, negativismo

  • Trastornos de ansiedad (ansiedad por separación, fobias, miedos, obsesiones)

  • Bullying

  • Trastornos de conducta

  • Trastornos de la conducta alimentaria

  • Trastornos del sueño

  • Trastornos de eliminación (encopresis, enuresis)

  • Trastornos de aprendizaje y TDA-H

  • Consecuencias emocionales debidas a dificultades de aprendizaje o altas capacidades

  • Trastornos psicosomáticos: dolores abdominales, dolores de cabeza…