¿Cuando debo acudir al psicólogo con mi hijo/a?

Acudir a la consulta de un psicólogo no es solo cuando hay una psicopatología grave o un problema de salud mental. Los motivos de consulta de los más menores, aquellos por los que los padres y las madres traen a sus hijos/as a consulta suelen ser, por problemas de conducta, porque les faltan habilidades sociales, porque se ponen nerviosos y somatizan o porque tienen dificultades escolares.


Habitualmente estos niños/as no presentan ninguna patología, sino que lo que necesitan es apoyo y orientación.


La labor del psicólogo es acompañar, instruir y entrenar a los padres para que sean capaces de enfocar y resolver los problemas de sus hijos/as


Los menores a menudo no saben expresar verbalmente su malestar y sienten que no se encuentran bien aunque no saben qué es lo que les ocurre, por eso como madre o padre es importante saber que señales pueden indicar que algo no va bien.


Señales de alarma:


Si vemos que el niño/a lo pasa mal que sufre , que no es feliz y no disfruta en su día a día, es importante poder pedir ayuda para iniciar lo antes posible una reeducación y/o modificación de conducta según el caso.

  • Alteración en indicadores del comportamiento: si no habla o no camina, si es reacio a los cambios…

  • Cambios drásticos en comportamiento habitual: niños cariñosos que comienzan a pegar, comienzan a tener muchas rabietas, más de las habituales por su edad, empiezan a tener miedos…

  • Miedos anormales de la edad que no desaparecen y que van en aumento y/o se amplían hacia otras situaciones.

  • Si aparecen situaciones estresantes como problemas familiares, traslados…que aunque supongan cambios en positivo, por ser situaciones novedosas pueden necesitar una adaptación y un acompañamiento especial

  • Por problemas de relación con iguales

  • Si el desgaste emocional en casa es muy elevado y genera problemas de conducta como que el niño no obedece, que no estudie…

  • Si existen dificultades de aprendizaje o no van bien en el colegio , observas que le cuesta aprender, que no se centra a la hora de hacer las tareas…

  • Si aparecen problemas de sueño, comida, ansiedad…

  • Si observamos más de una conducta donde el niño tiene nuevamente comportamientos infantiles, deja de hacer cosas que ya había aprendido a hacer de forma autónoma …

  • Si tiene demasiado miedo a estar solo

  • Si se enfada por todo y no tiene ninguna tolerancia

  • Cuando en sus expresiones como los dibujos o juegos empiezan a aparecer temáticas muy agresivas, morbosas.


En cualquier caso, todo aquello que veamos diferente en ellos o aquello que creamos que no corresponde a la edad madurativa del niño, debería ser consultado.



Siempre es mejor preguntar y salir de dudas. Si algo no se resuelve a tiempo, a medida que pasa el tiempo, será más difícil corregirlo y, en el caso que sea necesario , tomar las medidas oportunas.


#psicologianiños #niños #emociones #conducta #tdah

Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
No hay tags aún.
Síguenos
  • Facebook Basic Square